¿Qué es y cómo se trata la Retrognatia Mandibular o Clase 2?

La retrognatia, del latín retro, “hacia atrás" y del griego, gnathos, mandíbula, es una deformidad dentofacial en la que ambos maxilares se encuentran desalineados entre sí causando una discrepancia anteroposterior entre la mandíbula y el maxilar: el primer molar inferior es posterior (o más hacia la parte posterior de la boca) que el primer molar superior, lo que hace que parezca que una persona tiene una sobremordida severa. A menudo, esta diferencia en la ubicación entre la mandíbula inferior y superior no se nota de frente, pero es muy notable en el perfil del paciente.

En terminología dental, a la retrognatia mandibular también se denomina clase II. Una maloclusión esquelética de Clase II puede ser el resultado de:

• Un maxilar superior prognático o desarrollado en exceso
• Una mandíbula retrognática o subdesarrollada
• y / o la combinación de ambos.

Según las causas de la retrognatia, el tratamiento puede incluir aparatos ortopédicos ortodónicos, ortodoncia convencional y/o una intervención quirúrgica. Es esencial diferenciar el factor causal dominante de la maloclusión esquelética de Clase II, ya que el plan de tratamiento quirúrgico ortopédico / ortognático varía en consecuencia. En casos leves, no se necesita tratamiento.

CAUSAS DE LA RETROGNATIA O CLASE II

En la mayoría de casos, los problemas de clase II se heredan genéticamente, y pueden deberse a un crecimiento insuficiente de la mandíbula inferior, un crecimiento excesivo de la mandíbula superior o una combinación de ambos. Según algunos estudios, el principal factor contribuyente para la maloclusión esquelética de clase II es el retrognatismo mandibular, seguido del prognatismo maxilar y con un pequeño porcentaje de casos que combinan ambos factores.

Una maloclusión de clase II puede también verse agravada por factores ambientales como la succión de los dedos, alergias, función respiratoria deficiente, deglución atípica, o respiración bucal crónica. También pueden existir otros factores para la retrognatia, como un mentón retraído que carece de proyección hacia adelante; o puede deberse a un problema puramente dental.

CÓMO SABER SI TENGO RETROGNATIA MANDIBULAR O CLASE II

Cuando existe esta relación anormal entre maxilar y mandíbula, la disarmonía entre ambas estructuras provoca en la cara del paciente unos rasgos faciales poco armónicos entre sí: el rostro está carece de proyección hacia delante en su tercio inferior, los dientes frontales superiores y la mandíbula se proyectan más hacia adelante que los dientes inferiores y la mandíbula, por lo que hay una apariencia convexa de perfil, con una barbilla y labio inferior retraídos.

Además, la afectación de la retrognatia mandibular no sólo se manifiesta a nivel estético: muchos de los pacientes que tienen este tipo de malformación sufren Apnea del Sueño, una patología que condiciona muy negativamente su calidad de vida.

POR QUÉ TRATAR LA RETROGNATIA MANDIBULAR O CLASE II

La retrognatia puede ser una condición difícil de manejar. Físicamente, puede afectar las capacidades masticatorias y fonatorias del paciente. Algunas personas con la afección ven también afectada su autoestima o nivel de confianza, ya que la afección es visualmente notable.

Alguien con retrognatia también podría desarrollar trastorno de la articulación temporomandibular (ATM), una condición que causa dolor y espasmos musculares.

Asimismo, también existen razones a largo plazo: a medida que una persona con retrognatia envejece, sus dientes tienden a desalinearse, apiñarse o colocarse de una manera inusual.

Por último, algunas personas con esta afección tienen problemas para respirar, especialmente cuando duermen, ya que sus vías aéreas son más estrechas de lo normal, lo que puede causar ronquidos, o incluso apnea obstructiva del sueño, un síndrome que afecta a un poco más de un 25% de la población, y hace que una persona deje de respirar varias veces por noche, a menudo sin darse cuenta de que esto está sucediendo. Esta condición afecta no sólo a su descanso durante la noche, sino también a la actividad diaria, acompañada de somnolencia y fatiga crónica, y en casos extremos puede conllevar incluso a la muerte.

La solución de la retrognatia mandibular o clase II, aparte de devolver la calidad de vida a los pacientes resolviendo problemas funcionales como la masticación o patologías más graves como la Apnea del Sueño, y restableciendo el equilibrio estético entre el maxilar y la mandíbula.

TRATAMIENTOS PARA LA RETROGNATIA MANDIBULAR O CLASE II

Si bien las personas con retrognatia leve pueden no requerir ningún tratamiento, las personas con casos más severos pueden necesitar tratamiento ortodóncico y / o cirugía.

En niños, la retrognatia puede ser tratada con ortodoncia. Por ejemplo, un arnés especial puede hacer que la mandíbula superior crezca más lentamente para que las mandíbulas superior e inferior sean más iguales. Sin embargo, y a pesar de los excelentes resultados que se pueden obtener con los métodos de ortodoncia actuales, ningún ortodoncista o dentista puede hacer crecer una mandíbula, y los dispositivos funcionales no cambian el patrón esquelético en un grado significativo, es por ello que los casos graves de retrognatismo en adultos y en ciertos adolescentes con bajo potencial de crecimiento se tratan mejor quirúrgicamente o mediante una combinación de métodos quirúrgicos y de ortodoncia.

Así los tratamientos indicados para la retrognatia son:

Si el problema es puramente dental, o el paciente está contento con su apariencia y únicamente desea corregir su oclusión, la solución es un tratamiento de ortodoncia.
• Para aquellos pacientes con una buena oclusión, pero un mentón retraído, se recomienda una mentoplastia, o cirugía del mentón.
Cuando existe un problema esquelético o apnea del sueño, el tratamiento indicado es una cirugía ortognática, que deberá, o no, ir acompañada de un tratamiento de ortodoncia según el caso.

Es importante tener en cuenta que después de una cirugía ortognática de avance mandibular, la mandíbula del individuo puede volver ligeramente a su posición original. El retroceso promedio en la literatura científica es de 2 milímetros. Sin embargo, incluso con una cierta recaída, la cirugía puede corregir en gran medida la afección.

Cualquier persona que busque tratamiento para la retrognatia debe hablar con un profesional médico para obtener más información. Cada caso es único, por lo que el ortodoncista y el cirujano maxilofacial deben evaluar, diagnosticar y tratar la afección de acuerdo con las necesidades de cada individuo.

POR QUÉ ELEGIR INSTITUTO MAXILOFACIAL

La cirugía ortognática es un tratamiento complejo dirigido a tratar simultáneamente la función y la estética en el paciente, y deber ser siempre realizada por un cirujano maxilofacial.

En este sentido, la experiencia y técnica del cirujano juegan un papel crucial para obtener unos resultados armónicos en el rostro, al tiempo que eliminar las molestias causadas por el prognatismo mandibular. En Instituto Maxilofacial llevamos a cabo más de 200 cirugías ortognáticas al año, lo que nos convierte en un centro de referencia a nivel mundial en esta especialidad. Además, el Dr. Hernández Alfaro, Director del Instituto Maxilofacial, ha diseñado y publicado distintas técnicas que son adoptadas por cirujanos de todo el mundo.

Nuestro sistema de planificación 3D y las técnicas mínimamente invasivas utilizadas por nuestro equipo médico, en combinación con los cuidados postoperatorios proporcionados por nuestro equipo de enfermeras, hace que operarse en Instituto Maxilofacial sea una experiencia mucho menos traumática y que la probabilidad de éxito de la cirugía y satisfacción del paciente sea sensiblemente más alta que en otros centros.

BARCELONA:
Centro Médico Teknon
Carrer Vilana, 12 (Off. 185)
08022 - Barcelona
Tel: 933 933 185 - Fax: 933 933 085
secretaria@institutomaxilofacial.com

VALENCIA:
Hospital Quirónsalud de Valencia, en la consulta 4,
ubicada en la calle Artes Gráficas, 4.
Tel: 648 035 521
coordinacionvalencia@institutomaxilofacial.com