Descompensación ortodóncica prequirúrgica: empeorar para mejorar

Antes de una cirugía ortognática, gran parte de los pacientes candidatos deben someterse a un tratamiento de ortodoncia que les prepara para la cirugía (excepto aquellos pacientes a los que se aplica el protocolo Surgery First o Surgery Only) esto requiere de una estrecha colaboración entre cirujano maxilofacial y ortodoncista.

La preparación pre-quirúrgica incluye distintas etapas que varían de paciente a paciente, según su tipo de oclusión y la gravedad del caso. En los pacientes que presentan discrepancias esqueléticas severas en las mandíbulas, generalmente dichas discrepancias tienen algún grado de compensación:

  • En los pacientes con oclusión Clase II los dientes frontales superiores tienden a inclinarse hacia atrás para compensar el maxilar que sobresale, mientras los incisivos inferiores se inclinan hacia delante para compensar por una mandíbula retraída
  • En los pacientes con oclusión Clase III los dientes frontales superiores tienden a inclinarse hacia adelante para compensar por un maxilar retraído, mientras los incisores inferiores se inclinan hacia adelante para compensar el prognatismo de la mandíbula.

 

Este fenómeno se llama "compensación dentoalveolar", y es un intento del cuerpo por mantener una relación normal entre las arcadas dentarias.

 

La descompensación ortodóncica pre-quirúrgica es justamente el movimiento contrario a la compensación dentoalveolar, es decir, mediante un tratamiento de ortodoncia, el ortodoncista acentúa la deformidad del paciente para colocar los dientes en la posición correcta que tendrán una vez alineadas las mandíbulas.

Así, la descompensación ortodóncica de los casos de maloclusión esquelética clase II requiere aumentar la cantidad de sobremordida, mientras que la descompensación ortodóncica de la clase esquelética III se logra aumentando la sobremordida inferior al máximo.

 

Si bien estos movimientos ‘empeorarán’ momentáneamente la deformidad del paciente, son esenciales para permitir al cirujano corregir el problema en toda su extensión y para lograr relaciones oclusales normales cuando los huesos se colocan correctamente durante la cirugía ortognática.

 

Por el contrario, no llevar a cabo una correcta descompensación antes de la operación limita considerablemente el alcance de la corrección quirúrgica, y compromete los resultados estéticos y funcionales de la misma.

En algunos casos, la descompensación pre-quirúrgica requiere de extracciones dentales, aunque esto queda a criterio del ortodoncista y suele evitarse siempre que el espacio de la mandíbula permita una correcta alineación dental. En todos los casos, son el ortodoncista y el cirujano maxilofacial quienes deben tomar una decisión conjunta sobre el enfoque del tratamiento.

 

Relacionado: 

Los distintos Protocolos en Cirugía Ortognática

 

 

Compartir
¿Qué tan útil te pareció este artículo?

BARCELONA:
Centro Médico Teknon
Carrer Vilana, 12 (Off. 185)
08022 - Barcelona
Tel: 933 933 185 - Fax: 933 933 085
secretaria@institutomaxilofacial.com

VALENCIA:
Hospital Quirónsalud de Valencia, en la consulta 4,
ubicada en la calle Artes Gráficas, 4.
Tel: 648 035 521
coordinacionvalencia@institutomaxilofacial.com