Cambios en la nariz después de una cirugía ortognática

La cirugía ortognática tiene como fin mejorar la relación oclusal y la simetría facial; sin embargo, con la realización de estos procedimientos quirúrgicos, pueden presentarse cambios secundarios en la proyección nasal y la relación angular de la nariz con la cara.

Es importante saber que los cambios negativos que se anticipan durante la etapa de planificación pueden ser eliminados, controlados o minimizados durante la cirugía ortognática por medio de procedimientos secundarios.

En la actualidad, los softwares de planificación permiten únicamente una idea aproximada sobre la dirección que tomarán los cambios en el tejido blando, pero no existe una total precisión, ya que el algoritmo del software es, hasta hoy, incapaz de interpretar las distintas calidades de tejidos blandos, como los espesores y proporciones músculo-piel-grasa que varían completamente de paciente a paciente en función también de muchos factores, como puede ser el sexo, la edad, la calidad del tejido, e incluso el perfil racial. Así, el software realiza únicamente una predicción media que permite comprender el sentido de los cambios, mas no visualizar el resultado final real. Por tanto, a día de hoy es imposible mostrar al paciente un resultado final definitivo antes de la cirugía; afirmar lo contrario sería una falsedad.

 

Cambios producidos en función del tipo de cirugía

En caso de la cirugía del ortognática del maxilar, al alterar la posición de éste, la cirugía produce cambios en la apariencia y función nasal. Algunos de estos cambios pueden ser positivos, y su aparición beneficia el resultado estético del paciente.

Los cambios más frecuentes de los tejidos blandos asociados a la cirugía maxilar se dan en la punta nasal, el ángulo nasolabial, el ancho de la base alar, la altura del labio superior la posición y el ángulo nasofrontal.

En cambio, la cirugía ortognática mandibular no cambia directamente la estructura nasal, aunque sí que puede producirse un cambio relativo debido a la nueva relación entre el mentón y la nariz, haciendo que ésta aparezca más grande o más pequeña en comparación.

En ambos casos, los cambios dependen de la dirección y de la amplitud de los movimientos, por lo general los movimientos verticales producen menos cambios que los anteroposteriores, y la magnitud de dichos cambios depende, por supuesto, de la cantidad de movimiento.

Existen otras generalidades, como es el caso de pacientes que presentan un exceso de crecimiento vertical del maxilar, donde solemos encontrar una nariz estrecha, ya que la respiración se realiza a menudo por la boca. En estos casos, un ligero ensanchamiento de la nariz puede llegar a ser beneficioso para ayudar a la función respiratoria en incluso conseguir una mejor armonía facial.

Todos estos cambios deben tenerse en cuenta durante la planificación, para que durante la intervención el cirujano pueda compensar y corregir (o aprovechar, en función del caso) los mismos.

 

Recurrencia de cambios nasales

En un estudio realizado recientemente entre 40 pacientes operados de cirugía ortognática, un 37% afirmaron que su nariz estaba mejor después de la operación, 58% que no notaban cambios en su nariz y sólo dos pacientes el (5%) pensaban que su nariz estaba peor que antes de su cirugía.

Así, aunque la recurrencia de cambios negativos es muy baja, cualquier paciente que quiera someterse a una intervención de cirugía ortognática que incluya el maxilar superior debe entender que es posible que haya cambios nasales que no sean de su gusto, pero incluso si esto llega a pasar, dichos cambios pueden ser corregidos con una rinoplastia.

Asimismo, si el paciente de entrada está descontento con su nariz ya sea por su tamaño, o porque tienen algún grado de asimetría, también es posible realizar una rinoplastia completa durante la intervención, para lograr que su nariz esté en armonía con su nuevo rostro.

 

Relacionado:

Expectativas en cirugía ortognática: cómo evitar una decepción

¿Qué procedimientos estéticos puedo realizarme en una cirugía ortognática?

La osteotomía en forma de U para el tratamiento de deficiencias paranasales

La Rinoplastia Ultrasónica

Compartir
¿Qué tan útil te pareció este artículo?

BARCELONA:
Centro Médico Teknon
Carrer Vilana, 12 (Off. 185)
08022 - Barcelona
Tel: 933 933 185 - Fax: 933 933 085
secretaria@institutomaxilofacial.com

VALENCIA:
Hospital Quirónsalud de Valencia, en la consulta 4,
ubicada en la calle Artes Gráficas, 4.
Tel: 648 035 521
coordinacionvalencia@institutomaxilofacial.com